jueves, 2 de mayo de 2013

La constancia del caracol


5 comentarios:

  1. tus frases y tu pagina empiezan a cobrar mucho sentido a mi vida...me encanta lo que haces...que sepas que aqui en melilla hay una muchachita que sigue tu blog a diario...que se envuelve el significado de tus palabras....y en muchas de ellas encuentro alivio y consuelo en este largo camino que es nuestra vida....eres grande!!

    ResponderEliminar
  2. Lento y constante. Silencioso y anónimo. Pero dejando huella. Lo triste es que a veces hay algún ... (defínelo tú) que lo pisa.

    ResponderEliminar
  3. Mi hermana, en su tierna infancia, decía que cuando aplastan al caracol la culpa es suya, hombre, por ser tan blandito.

    Mi hijo me cuenta que en las carreras de caracoles, el que llega el último es el que gana.

    Y yo...entre otras cosas igual de importantes, sigo dedicándome a transladar a los caracoles que aparecen en medio del camino hacia las plantas de las aceras...¡No vaya a ser que algún despistado los pise!

    ResponderEliminar
  4. Me parece que te conozco, sí, eres tú. Aquel que durante un tiempo me alegró, después se apartó y ahora difundes optimismo a otros. Me encantan los caracoles. Betty.

    ResponderEliminar

Cualquier comentario que no sea publicitario será publicado, gracias por compartir tu sentir